La «calle de los tarcos» es renovada íntegramente para los taficeños y turistas

La avenida Alem es el centro neurálgico de Tafí Viejo, donde se desarrollan diversas actividades sociales y económicas. Es por ello que desde el año pasado, se puso en marcha el proyecto de reparación integral, que está en proceso de ejecución y muy pronto se verá cristalizado.

De la mano del intendente Javier Noguera, principal impulsor de la iniciativa, que forma parte de un plan integral para la puesta en valor del paseo y, al mismo tiempo, de un masterplan contemplado por el Ejecutivo municipal para posicionar a Tafí Viejo como modelo de ciudad sustentable y turística.

La obra contempla una inversión de más de 200 millones de pesos, tiene una extensión de 1000 metros y 50000 metros cuadrados, los cuales abarcan el tramo comprendido por avenida Alem entre avenida Sáenz Peña, calle Alsina y avenida Perú Norte.

La remodelación de esta vía se complementará con un corredor por calle San Martín hasta unirse con el Mercado Municipal, el cual también se encuentra en fase de reconstrucción, para potenciar a Tafí Viejo activando la economía regional así como impulsando su actividad productiva y comercial.

Principales características del proyecto:

Calzada vehicular: está prevista la demolición de la actual calzada de hormigón para reemplazarla por otra más angosta (5.40 metros de ancho en cada mano).

Veredas: Se plantea el cambio de solado en las veredas existentes, con la incorporación de losetas podotáctiles para facilitar la accesibilidad a toda la comunidad. A lo largo de las veredas se proponen sectores de descanso, en los cuales se intercalan losetas de hormigón y vegetación y mobiliario urbano (bancos rectangulares de hormigón, cestos metálicos de residuos, luminarias). En cuanto a accesibilidad en sus esquinas, está prevista la ejecución de rampas peatonales de hormigón peinado y de solado de prevención podotáctil en la que se delimitará toda el área de cruce.

Boulevards: Proponen la demolición del actual boulevard para reemplazarlo por otro más ancho, generarán así nuevos canteros con vegetación baja y la forestación con ejemplares de mediano porte. Las tareas incluyen el mejoramiento del sustrato, la plantación de césped y ejemplares florales y la colocación de arbolado autóctono a lo largo de todo el boulevard.

En el interior de este espacio prevén el trazado de la ciclovía, contenido por dos canteros con cordón interrumpido para permitir que el agua de lluvia escurra hacia los canteros y no quede dentro de la ciclovía.

Iluminación: dispondrán de un sistema de iluminación vehicular y peatonal por medio de artefactos con tecnología LED, lo que logrará una mayor eficiencia, aprovechamiento y calidad.

Forestación: contemplan una puesta en valor de toda la vegetación arbórea existente sobre veredas, mediante las podas que correspondan, con trabajos que incluirán limpieza, formación, aclareo y seguridad. A su vez, planifican la instalación de especies arbóreas y arbustivas autóctonas, para preservar la identidad del paisaje local, y garantizar una correcta adaptación.

Un poco de historia

El nacimiento de la avenida Alem como el principal punto de la ciudad se remonta a comienzos del siglo pasado con la construcción de los Talleres Ferroviarios entre 1902 y 1910, lo que provoca una transformación en la denominada Villa Mitre.

Algunos vecinos de la zona comentan que en durante esos años se registraban dos calles principales: del Perú y de la Estación, la cual toma el nombre de Leandro N. Alem como un homenaje al triunfo electoral de Hipólito Yrigoyen; entre 1950 y 1955 cambió su denominación por la de Presidente Perón y luego de la llamada Revolución Libertadora toma una vez más el nombre que perdura hasta la actualidad.

Entre uno de los inmuebles más importantes de la zona se destaca el Hotel París de César Maggión emplazado al costado de la estación ferroviaria en Alem y Sáenz Peña, y un biógrafo llamado Centenario de Luis Mainardi, ubicado en un punto lindante a la avenida en la intersección de calles Centenario y Laprida, luego le siguieron los cines Petit Palais, Alberdi y Avenida.

En 1914 nació el primer Club de Gimnasia en barras, argollas y boxeo entre otras disciplinas, formado y dirigido por Juan Tetú en la esquina de Alem y Laprida.

De la mano de la instalación de inmigrantes, sumados a la población nativa, se crearon tiendas, mercerías, almacenes, zapaterías, panaderías, perfumerías y bazares. De a poco otros rubros comenzaron a poblar lo que, con el correr de los años, es la arteria principal de los taficeños.

Asimismo, se construyeron instituciones de distinta índole por ejemplo en el plano religioso en 1916 la Parroquia Inmaculada Concepción, en 1950 la Asociación de Jóvenes Católicos (AJC), en 1929 la Sociedad Italiana y en 1931 la Española, entre muchas más*.

A fines de los 70 y durante gran parte de los 80 mostró todo su esplendor cuando se convirtió en un destino elegido para aquellos tucumanos que querían disfrutar de la movida nocturna con confiterías y bares como Marcelo Bar, Los Dos Colorados, Tafí Bar, Cuore y Vía Blanca; y locales bailables entre los que se destacaron L’font, Manhattan, Acapulco, Doña Gimena y Catacumba, todos ellos de una importante concurrencia.